Beneficios de la TAC

 

Con la TAC podemos ver de forma muy clara cómo niños y adolescentes con TDA-H consiguen muy eficazmente la capacidad de inhibir la conducta inadecuada. El caballo, por sus características, permite trabajar desde la motivación, ofrece muchas oportunidades para obtener estrategias en la resolución de problemas, facilita el feed-back (utilizando muchas veces la filmación de la sesión), permite el refuerzo positivo, de una forma muy gratificante ya que el niño obtiene recompensas muy tangibles: su propio progreso le permite avanzar y asi poder realizar ejercicios más motivadores y más divertidos. Podemos actuar más que hablar, aspecto muy importante en el TDA-H. Además en los ejercicios con los caballos es importante preveer las dificultades que pueden aparecer, especialmente en ejercicios con esta finalidad que ayudan a desarrollar la capacidad de prevención en el niño. El Caballo les da la oportunidad de recuperar la confianza en sí mismos y, por tanto, de descubrir que sí son capaces de hacer las cosas bien. Y por supuesto la intervención de las familias en las terapias es un factor importante y muy presente en nuestras sesiones de TAC
En autismo el caballo se convierte, de una forma maravillosa, en el estímulo, necesario en los niños, para el establecimiento de contacto con el mundo exterior. Es una gran ayuda para desarrollar la capacidad de resolver muchos miedos frecuentes en el niño con trastorno autista. Facilita la capacidad de aceptar sus conductas inadecuadas y poder gestionarlas, sin ir hacia el enfado y la rabia. Nuestro objetivo es contribuir en su inclusión social y laboral, ayudarle en la integración escolar y ofrecer un apoyo y un soporte a sus familias a través de su participación en la TAC. En nuestras terapias los padres pueden ver como sus hijos son capaces de aprender tareas como el cuidado, limpieza y manejo del caballo y esto les acompaña hacia confiar en las capacidades de inserción laboral de sus hijos.

En niños y adolescentes con niveles bajos de inteligencia cognitiva, el caballo permite trabajar la autoestima que tanto les suele faltar, les hace descubrir sus fortalezas y les da la oportunidad de comprender que no existe un solo tipo de inteligencia.
Además de la mejora física en personas con trastornos neurológicos que proporciona la Terapia Asistida con Caballos, obtenemos grandes beneficios respecto a la mejora del estado de ánimo y la autoestima en estos pacientes.

En adultos, la toma de conciencia de las emociones se produce de manera muy eficaz porque el caballo actúa como el espejo de nuestra alma.

En la TAC, el trabajo con pequeños grupos de adolescentes con pocas habilidades sociales, resulta muy satisfactorio: los jóvenes, a la vez que toman conciencia de su manera de relacionarse, pueden trabajar también la autoestima.
También ayudamos a padres y madres a mejorar la relación con sus hijos a través de la Terapia Asistida con Caballos.